¿En qué consiste la restauración de fachadas?

La fachada de un edificio es el elemento constructivo que más degradación sufre por estar expuesto continuamente a la intemperie. Si bien en ocasiones tiene más o menos influencia en su degradación ciertas cuestiones de diseño del proyecto, ejecución de la obra o los materiales que la componen, las causas ambientales y de origen fisicoquímico se superponen a menudo a las de origen técnico y mecánico. Así pues es muy fácil encontrar en las fachadas varias tipos de lesiones relacionadas directamente con el revestimiento que poseen. Podemos encontrar fisuras, grietas, manchas de humedad, manchas de moho, desconchados, desprendimientos de material…

¿Por qué es necesario mantener la fachada?

La fachada de un edificio no sólo cumple una misión estética sino que también cumple una misión estructural y de protección del interior del edificio. Las razones por la cuales hemos de actuar sobre la fachada cuando detectamos una lesión grave son obvias. La existencia de grietas, fisuras o desconchados en los revestimientos sería una puerta abierta la penetración de agua, viento y otros agentes ambientales nocivos al interior de nuestra vivienda con las bien sabidas consecuencias que ello traería como serian la aparición de humedades interiores, aparición de mohos y hongos en paramentos interiores, la pérdida de aislamiento térmico y acústico…

¿Cómo se puede solucionar?

A la hora de la restauración de la fachada la composición y calidad de los materiales empleados es la mejor prevención ante la agresión físico-química de fenómenos externos que son inevitables. Así hemos de elegir un revestimiento, que como mínimo aporte las siguientes características a la fachada:

    • Impermeable al agua de lluvia, garantizando la estanqueidad de la fachada.
    • Transpirable, es decir, que permita un tránsito de vapor de agua y no se produzcan humedades por condensación.
    • Elástico, para que absorba los movimientos por dilataciones cambios higroscópicos y no origine fisuras.
    • Resistente al envejecimiento por ataques de mohos, bacterias, hongos, rayos UV.
    • Aislante térmico, para que no tengamos ganancias o pérdidas térmicas en el interior de nuestras viviendas.

 

¿Por qué Corcho Proyectado DECOPROYEC?

El CORCHO PROYECTADO DECOPROYEC reúne en un único material las propiedades exigibles a cualquier revestimiento para ser considerado como idóneo en la restauración de fachada. Es un revestimiento continúo que dota a tu edificio de una piel natural 100 % ecológica que elimina los famosos “puentes térmicos”. El CORCHO PROYECTADO DECOPROYEC dota de un “plus” a la fachada del edificio, la cual nunca se encontrará “desnuda”, ni será la primera en estar expuesta a los factores medioambientales. El CORCHO PROYECTADO DECOPROYEC nos impermeabilizará la fachada y hará que sea más “elástica”, transpirable y resistente al envejecimiento natural ya que presenta una excelente resistencia a los rayos UV así como a las bajas temperaturas. A su vez conseguiremos mejorar el aislamiento térmico del edificio y lo dotaremos de una estética única y original que lo diferenciará del resto.